A mi madre le encanta el cipote de caballo



A mi madre le pierde la polla del caballoHay que ver la madre que tengo tan guarra a mi mamá le encantan los cipotes de caballos y la zoofilia y es que no lo puede remediar es ver uno y allá que se va corriendo a comer un poquito de cola de caballo, a mi me hace pasar mucha vergüenza aunque ella dice que es algo muy natural y que si la gente lo probara no podría pasar sin ello incluida yo, y le digo que eso está en su cabeza porque por nada del mundo se me ocurriría probar una cosa así me da repelús solo de pensarlo, ese masucote de carne tan gorda y chorreando tanto caldo que muchas veces hasta la ahoga porque no le da tiempo a tragar tantísima cantidad como ese animal echa por ese tubo macizo.



Aunque tengo que confesar que no se lo quiero reconocer pero algunas veces he pensado como sería eso, si mi madre tendría razón y es algo que no debería perderme porque si pensamos que una polla de hombre me da placer, esa con lo voluminosa que es puede que sea mucho mejor, aunque mi mamá no me lo ha dicho yo creo que ella no solo mama del caballo, pienso que ha llegado mucho más allá por el tiempo que emplea cuando dice que va a limpiarle la chimenea al bicho, y después viene con la ropa mal puesta y andando con las piernas abiertas yo pienso que se la clava hasta que la deja patizamba y seguramente aunque me cueste reconocerlo terminaré pasando por la piedra igual que ella, estoy segura.