Caballo les come el coño a morocha y negra



Caballo comiendo coñosEl otro día mi amiga y yo nos divertimos de lo lindo, un lindo caballito nos comió el coño y el culo, nos lamía hasta la saciedad que caballo tan fascinantes como sabía darnos en el punto clave con esa lengüerona tan grande que abarcaba todo nuestro sexo entero de un extremo a otro, allí estábamos las dos con la vergüenza perdida totalmente y solo con los zapatos puestos en la zona donde se lavan a los caballos, con el pretexto de que íbamos a limpiarlos porque el terreno había estado muy embarrado, pero en realidad éramos mi amiga y yo quien queríamos que nos embarrara bien el potente rocín.



Mi amiga estaba un poco asustada porque nos podían pillar in fraganti, le dije que no se preocupara y que disfrutara del momento y se dejara llevar que a esa zona no solía ir nadie porque era solo para lavar a los animales y no solían molestar, yo lo había probado la vez anterior accidentalmente ya que yo también me había ensuciado y me quité la ropa para quitarle el barro y ponerme una limpia que llevaba en la mochila, entonces el caballo se me acercó y me comenzó a comer el coño de improviso, al principio me asusté pero enseguida pude comprobar lo maravilloso que era y ahora había llevado a mi amiga para que lo probara, y allí estábamos las dos apoyadas en la pared, con las piernas abiertas y la cabeza del caballo metida en la almeja dándonos un placer infinito.