Cogiendo con el perro en la cantina



Follando en el bar con el perroEsta gordita buenorra se fue a pasar una noche divertida con su pandilla de amigos, quedaron en el bar al que suelen ir cuando salen de fiesta era un grupo numeroso de amigos entre chicos y chicas, estuvieron rumbeando durante mucho tiempo hasta que les dió altas horas de la madrugada y claro todos estaban con varias copas de más, y a la gorda le subió la temperatura al extremo estaba que no se podía contener más necesitaba a toda costa un buen tronco que la empalara pero ninguno de los amigos estaban por la labor de sofocarle el calentón.



Ella provocaba a todo el personal descaradamente le metía a los tíos las tetas por la cara se subía la falda y se les echaba al cuello intentando que alguno se lanzará de una vez, pero lo único que hacían era reírse de lo desesperada y borracha que estaba les parecía cómica la escena más que provocativa, la buscona ya no sabía que inventarse para que alguno se arrancara, en un último intento se tiró al piso y se puso a cuatro patas con la falda levantada y como no llevaba bragas dejó su tremendo culazo y su almeja al aire, entonces se produjo lo tan ansiado, notó como le entraba un buen pedazo de carne por su agujero chorreante comenzó a convulsionar de gusto, jadeando y moviéndose como una posesa, hasta que se corrió viva delante de todos, el follador había sido el canino del bar pero la putitta quedó encantada y satisfecha.