Comiendo rabos de animales



Petera y caballoEsta es una escena zoofílica que nos encanta ver, a una mujer despampanante tan ansiosa comiendo verga, está como poseída por el espíritu del Marques de Sade, no es exageración, es que esta mujerona está muy hambrienta, la guarra solo quiere tener la boca bien rellena y saciar sus ansias animales, no se sabe cuál es mas bruto de los dos, si la señora o la bestia, el caso es que esta hembra sí que sabe mamar como pocas, y de eso puede dar fé el animalito al que está dejando seco a medida que va engullendo un pepinazo de tal calibre.



Todas las que se comen unos carajos tan grandes, es porque son chicas muy difícil de colmar, y que no se conforma con cosas mediocres, lo quieren todo a lo grande, y para grande la pirula que esta petera tiene en boca, le llega hasta las amígdalas, y es que es una porra de caballo super grande que poca gente tiene el valor de devorar de esa manera, pero esta madura tiene la experiencia suficiente para hacerle un buen trabajito con la boca al rocinante y quedar bañada de lefa después de aspirarle y que la duche entera al correrse el animal.