Cuando mi mujer me come la polla el perro le da por el culo



Entre mi perro y yo le metemos a mi mujerCuando mi esposa se pone caliente y me chupa el nabo el perro también se excita y le empuja el ojete, y es que tengo una mascota muy espabilada y sabe cuando aprovechar la ocasión para cojerse a mi mujer, y ella se enfada conmigo porque no le riño pero yo se que se hace la tonta porque en realidad le gusta, y si no por qué no lo echa ella que bien podría hacerlo que está mas cerca, ella dice que está ocupada con mi cipote pero todo es un rollo para disimular porque no quiere admitir que el gusta la zoofilia con nuestro chucho.



Y por supuesto yo no lo pienso echar, primero porque yo le tengo mucho cariño a mi perro y quiero que disfrute, segundo porque me consta que mi chica también lo goza y tres por lo mas importante de todo, que a mi me pone muy palote ver a mi perrazo negro con ese pedazo de cipotón atornillando el culito prieto de mi mujercita, y es que de verdad que es una gozada el trío sexual tan potente que formamos mi esposa enculada, mi perro follador y yo pletórico con la gran mamada.



Y también tengo que confesar que las primeras veces era solo eso, hacíamos el trenecito con el perro montando a mi chica, ella limpiándome el nabo con la boca y yo de pie mirandolos a los dos y viniéndome en la boca de ella, pero desde entonces las cosas han cambiado un poco, primero porque mi mujer ya no me ha vuelto a decir aquello de que eche al perro y segundo porque yo también probé la deliciosa lengua de mi perro en mi pija y desde entonces no renuncio a una mamadita perruna, como nos gusta a mi chica y a mi el sexo con nuestro perro.