El perro me llena la concha de leche



mi perro se corre en mi conchaSoy una chica que estoy muy buena, y no es que lo diga yo sino que los hombres se mueren por follarme, rubia, con un cuerpo de escándalo, tetas preciosas y un coño ardiente siempre dispuesto para recibir en su interior una buena herramienta, pero a mi los chicos ya no me llaman tanto la atención como antes desde que descubrí a mi actual amante, un perro superdotado que me llena completamente y me deja la concha llena de leche cada vez que yo quiero, y sin moverme de casa, sin tener que arreglarme y soportar a hombres calientes estúpidos que solo piensan con la polla, sentir como un perro se corre dentro del coño de una mujer es una de las sensaciones más maravillosas que deben existir y yo hace ya un tiempo que lo descubrí.



Desde que me compré a mi sultán, (un gran perro negro con una polla que muchos hombres la querrían) comencé a practicar el sexo con el, me levanto por las mañanas y si veo que estoy cachonda me toco un poco el coño para excitarme un poco más y mojarme, luego solo tengo que llamarlo y acude a mi cama rápidamente, se sube y yo ya desnuda me abro de piernas y le muestro mi coño ardiendo y ya muy mojadito, el comienza enseguida a chupármelo y eso a mi ya me pone a mil por hora, nadie me había chupado la raja como lo hace el, me dan calambres en las piernas y todo y no tardo en coger yo su verga gorda como un pepino y comenzar a chupársela, cuando no puedo más me la meto en mi concha y tenemos orgasmos continuos los dos, que placer es follar con mi perro, me llena la concha de leche cada vez que lo hacemos y salgo más satisfecha que con ninguno de los cientos de hombres con los que he follado, sin duda es el mejor amante que he tenido nunca.