Flaco con burra brasileña



Flaco clavando a burra brasileñaEra el cuidador de los animales pero al canijo sobre todo le gustaba cuidar a la burrita brasileña arrimándole el pepino, se ponía morado con esta burra y es que de entre todas las de la manada le parecía la más apetitosa, esa burra brasileña era especial y tenía un chichi muy sabroso y él sabía mucho de esto porque llevaba muchos años trabajando para los propietarios de las fincas del contorno y también llevaba muchos teniendo relación con todo bicho de aquella zona pero claro tenía sus preferencias y sabía distinguir cuando una de ellas ere especialmente macizorra.



Normalmente son los dueños los que tienen relaciones con sus animales ya que pasan gran parte de su tiempo en sus haciendas aisladas sin apenas visitas, muchos de ellos solteros porque no todas las mujeres aguantan ese tipo de vida, y se refugian en el amor con sus bichos, pero este hombre aunque no tiene animales propios ni finca quizás sea de los que mas relaciones sexuales tiene con la fauna del lugar, sobre todo con las burras que son su debilidad, tan fuertes y manejables, se puede ver como el ritual de apareamiento con ella es todo un acto apasionado, se lleva un buen rato con ella haciéndole con mucho cuidado todo lo que le haría a una mujer, la acaricia con deseo, le mete lengua en el potorro y le incrusta la manivela con pasión. Al flaco le apasiona coger con la burra.