Follándose a un gallo



Cojiéndose a un galloEl agricultor se folla al gallo que da gusto, vive en una granja desde que nació y está acostumbrado a estar entre animales trabaja con ellos a diario pero además de trabajar también hace otras cosas, sobre todo cuando su mujer se ausenta y es que este trabajador del campo tiene una pasión oculta, los culos de los machos, aunque está casado con una mujer en secreto desea a los varones, pero lo más curioso es que con los animales tan grandotes que hay en la hacienda el tío prefiere los de los más pequeños.



Cuando su esposa sale por la puerta al individuo le embarga un espíritu sádico que no puede controlar, se va hacia el gallinero y atrapa al gallo mas grande que hay, ese parece que tiene un ano bastante hermoso para albergar su polla hasta la base, así que lo captura y se lo lleva para la cocina de la casa, lo coloca sobre la encimera y allí le hace la clavada mas apoteósica que se le puede hacer a un ave de esa embergadura, pero sorprendentemente para él le cabe totalmente.