Linda se vuelve loca cuando se la enrosca el poni



Linda y su pequeño poniLinda es una chica muy ardiente que desde que se compro su nuevo juguete sexual es muy feliz, se trata de un pequeño caballo y a la muchacha le encanta cuando el poni se la enchufa, es su pasatiempo favorito, pero no es que lo utilice y ya está, ella adora a su animalito y lo cuida muchísimo pero hay que reconocer que lo tiene agotado de tanto follar, con lo que aguantan estos animales es increíble que Linda lo supere en apetencia sexual, por ella estaría todo el día enganchada al poni haciendo zoofilia con él.



Llevaba mucho tiempo deseando tener uno para ella sola, al principio pensó en un caballo grandote pero luego cambió de idea, porque esos bicharracos tan enormes costaría mas dinero mantenerlos puesto que necesitan mas cantidad de alimento teniendo en cuenta su embergadura, y además lo mas importante de todo es que Linda pensó que un poni se adaptaría mejor a cojerla por el coño debido a su estatura, osea que mirando varios aspectos era la mejor opción para ella.



Y no se equivocó, porque para lo que la chica reclamaba, que eran folleteos constantes y duraderos, era el animal idóneo, justo el semental que su chocho exigía, cada vez que se iba con él a encerrarse en la cuadra, los coitos podían durar hasta media hora, también se llevaba un buen rato mamando el pene del poni y es que hasta que no lo probó no sabía que le gustaría tanto paladear la polla de un caballo, pero le resultó muy sabrosa y la lefa del equino también le supo a gloria, así que Linda está mas contentas que unas castañuelas desde que su vida sexual está cubierta por este pequeño pero vergón poni.