Loca por una buena pinga



Se muere por una buena pollaLa leona quería comer un apetitoso rabo y no se iba a ir a ninguna parte sin conseguirlo antes, porque estaba como loca por una buena picha por eso cuando se le brindó la ocasión no la dejó escapar se puso las botas con el rabo tieso del perrazo del colega que fue a visitarla le dijo que si le dejaba el perro guardián esa noche porque los vecinos estaban de viaje y le daba miedo quedarse sola en el edificio, la zorrona lo tenía todo bien calculado y le salió bien la jugada porque su amigo accedió a su petición pensando el inocente que lo dejaba en buenas manos lo que no sabía es que no eran precisamente en las manos donde iba a estar su querido amigo.



Se le ocurrió de repente, con toda la naturalidad del mundo es increíble la imaginación que se puede llegar a tener cuando hay necesidad, y mira que era un perrillo más bien chiquitillo pero le hacía el avío, lo que no sabía es que esa raza tiene muy malas pulgas y le iba a costar el cogimiento pero como fue persistente en su hazaña finalmente lo consiguió y se quedó como una reinona aunque le hubiera gustado una pinga algo más gruesa pero bueno era una pinga al fin y al cabo.