Madura placer con pitbull



Mi amiga madura mamando a pitbullLa reunión entre amigas de cuarenta y tantos años terminó mas caldeada de lo que se preveía cuando una de las amigas se quitó la ropa y se puso a comerle la chistorra al pitbull, así sin pensarlo toda decidida e importandole bien poco las personas que estaban con ella, esta mujer siempre fue la mas disparatada del grupo de veteranas y la mas rebelde también con los años que tenía ya no había cambiado nada desde que eran jóvenes pues se conocían hacía ya mucho tiempo.



Como decía son no solo amigas desde el instituto sino que muchas de ellas eran hasta compañeras de trabajo y para no perder la amistad habían concluido hacía ya varios años reunirse una vez cada quince días en casa de cada una, iban turnándose para brindar sus casas y organizar las reuniones, ese día hacían un almuerzo despues una copa con la sobremesa y se ponían al día de todas sus cosas, lo que se dice una jornada amena y divertida entre mujeres, pero en la última ocasión cuando tocaba reunirse en la casa de la más alocada ésta les tenía guardada una sorpresita muy impactante, les prometio que les enseñaría su ultimo hobby adquirido a ver que les parecía, entonces se sacó la ropa y dejó ver su ropa interior malva muy sexy, las otras por supuesto no entendían nada, a continuación llamó a su pitbull que estaba en la terraza y cuando llegó al salón donde estaban todas la anfitriona se lanzó al suelo y se lio a comerle todo el manubrio al fornido perro que ya tenía la longaniza bien sacadita y roja toda envenada, las amigas se quedaron sin habla pero ella siguió allí hasta que consiguió una buena venida del animal e ingiriendolo todo, cuando terminó les preguntó que les paarecía su nuevo pasatiempo, sus amigas siguieron sin poder articular palabra.