Me follo a un chucho de la perrera



Zorra se coje a un perro de la perreraCuando fui a la perrera creían que era para adoptar a un animal pero en realidad lo que hice es que escogí a un perro en la perrera para follármelo, y fue la experiencia más excitante de mi vida porque estaba con la inquietud de que no me pillaran y al mismo tiempo con el regocijo que me estaba dando ese chucho callejero, el cual estaba muy lucho en las tareas de amante está claro que este ha cogido ya con muchas perras, y yo soy otra que sumar a su colección, como me gusta hacerlo en este ambiente me siento la peor de las perritas.



Los funcionarios de aquel lugar no intuían nada, yo simplemente me presente allí un lunes por la mañana para asegurarme que no habría muchos visitantes y les dije a los trabajadores que si me dejaban echar un vistazo a los residentes pues estaba barajando la posibilidad de quedarme uno, me dijeron que sí y fui por todos los módulos para ver cual me atraía mas hasta que lo vi, tenía que ser ese y me metí dentro de su jaula, allí me quedé como Dios me trajo al mundo y me eché en su camastro hasta que él lo captó y se me subió, cuando me la introdujo vi hasta las estrellas este si que sabía como hacer feliz a una hembra, notaba el contacto de sus huevos rozando con mi piel y esto me enardecía más, hasta que noto que se pone toda grande y se va inflamando como una bombilla dentro de mi y esa explosión con un caudal tan torrencial que me rebosó por la raja abajo. Fue la mejor experiencia que viví nunca.