Me gusta grabar mis películas de zoofilia casera



zoofilia caseraSoy una mujer aparentemente normal cuando estoy fuera de casa, nadie sospecha ni intuye que cuando estoy sola en mi hogar me transformo en una loba y mi apetito sexual se dispara hasta límites insospechados, y es que cuando llego por las noches del trabajo si estoy un poco caliente me pongo a follar con mi perro y además me gusta grabar en vídeo mis propias películas de zoofilia casera para después verlas tranquilamente y masturbarme con ellas, yo tendría que haber sido actriz porno claramente porque me pasaría el día con una polla en mi coño, no puedo parar de follar.



Esas noches que me entra el calentón me desnudo, preparo mi videocámara y la pongo a grabar encima de un mueble, primero caliento un poco al perro para que se ponga como una moto, le dejo oler mi concha y mis dedos que antes me he metido y el se pone ya muy excitado, pero todavía no le dejo que me toque aunque el se lanzaría directo a montarme, yo me tumbo en una especie de banco de gimnasia que tengo y me toco un poco más el chocho y cuando estoy preparada y el ya no puede más lo llamo y viene a toda velocidad, lo primero que hace es meter la cabeza entre mis piernas muy nervioso, su lengua empieza a lamerme todo el coño y yo me derrito de gusto y ya cuando necesito ser penetrada levanto bien las piernas y le hago una señal para que se suba y comience a follarme duramente mi vagina que está ardiendo y empapada ya, es muy bueno  el gustazo que me da y todo se va grabando y voy ampliando mi colección de vídeos de zoofilia amateur porque ya tengo unos cuantos, quizás un día me anime y se los vendo a alguna productora porno, seguro que me los comprarían y quizás hasta me contratan para alguna película X de sexo con animales y me hago famosa.