Me meto medio metro de verga de caballo



No hay nada que más me guste en este mundo que follar y tener sexo a todas horas, lo reconozco, soy una guarra que solo piensa en tener orgasmos y placer, me encanta que me la metan en la boca, en la concha y en el culo y cuando no tengo nada a mano cojo un consolador y juego solita, cualquier cosa con tal de sentirme llena, pero lo que más me gusta son las pollas muy gordas y largas, el problema es que muchos hombres la tienen pequeña para lo que yo necesito y no me satisface, yo necesito más, lo siento pero las pollas pequeñas no me complacen, me dejan a medias.



Por este motivo comencé en el mundo de la zoofilia, desde el día que fui a casa de una amiga que tiene un establo con varios caballos y vi esa enorme verga impresionante colgando por debajo de su barriga no pude quitarme de la cabeza que sería si yo pudiese cogerla y tocarla, chuparla y metérmela en mi coño, ¿seria demasiado grande, me dolería?, quería saber lo que era ser cogida por un caballo, no podía evitar pensar en ello. Un día que fui a casa de mi compañera y no estaba decidí entrar al establo, estaba cachonda y solo pensar en esa polla gigante del caballo ya me excitaba y mojaba mis bragas, por eso no lo pensé y me fui directa a por el, lo ví allí con su gran picha colgando y no pude evitar cogerla entre mis mano, noté como se hacía más grande y dura y la comencé a mover masturbándolo, luego me decidí en metérmela en la boca, bueno un trozo solo claro porque es muy grande, pero noté que estaba dura y calentita, me la saqué pronto porque pensaba que el caballo se correría en mi boca y me daba un poco de cosa pero ya tenía el coño hirviendo y comencé a metérmela dentro, que grande, que dura, este caballo tiene una verga de medio metro y me la meto casi entera dentro de mi concha, esto eso si que es una polla grande , y no la de mi novio, a partir de entonces ya me hice una adicta a la zoofilia y siempre que puedo voy a visitar a mi amiga cuando sé que no está en casa para follar con su caballo.