Metiéndome a la fuerza la polla gorda del perro



Rubia y porra de perroEste es un momento de los muchos que tengo gozando con mi perro, es un animal de tamaño impresionante y al igual que su estatura lo tiene todo, por supuesto me estoy refiriendo al pito que es un pirulo de lo mas apetitoso, y bien que me lo zampo, como se puede ver en este video de zoofilia que les presento hoy, y que por supuesto es mío y de mi chuchote, el que mejor me entiende en la cama y mejores ratos satisfactorios me da.



El animal muchas veces se queda sentado y ni siquiera tiene que hacer nada, solo dejarme la polla bien a mano para que la disfrute un rato con mi lengua, luego yo misma me la impongo dentro de mi coño y me estremezco de delirio mientras me empujo haciendo fuerza esa pinga tan ricota en mis partes bajas, siendo tan gruesa es normal que tenga que empujar, y cuanto mas esfuerzo tengo que hacer para empotrarme el canuto mas gusto siento, que delicia de pornozoo en casa.