Mi mujer se folla al perro delante mia



Se que lo que hoy voy a contar escandalizará a mucha gente y lo entiendo pues no es algo que sea normal entre una pareja o un matrimonio normal, pero a mi me ha sucedido y aunque al principio me impactó muchísimo igual que os pasará a vosotros he acabado acostumbrándome y es más, me gusta y me excita mucho y aunque pueda parece cosa de locos o de gente enferma os aseguro que hasta que no le pasa a uno no sabe lo que es, una vez que esto ha pasado cada uno puede reaccionar de una manera u otra y vuelvo a repetir que tomárselo mal tampoco es nada raro, al contrario porque que tu mujer un día te diga que folla cuando no estás en casa con el perro te puede dejar traumatizado.



Todo empezó cuando un día llegué a casa antes de hora, abrí la puerta normalmente pero mi mujer ni se enteró de que había llegado, caminé por el pasillo y escuché unos gemidos en la habitación, rápidamente pensé que mi esposa estaría con un amante en mi propia cama y me enfadé muchísimo, al abrir la puerta me la encontré masturbándose, ella se quedó sin saber que hacer y yo pues lo mismo, le pregunté que porqué se masturbaba porque nunca la había visto darse placer ella sola y me contestó que es algo que hacía habitualmente, pero eso no fue lo peor sino que en ese momento de honestidad me digo que también se lo hacía con el perro, que ella era muy caliente y necesitaba mucho más sexo del que yo le podía dar, no daba crédito a lo que estaba escuchando , pensé que estaba casado con una puta ninfómana.



Le dije que eso de tener sexo con el perro que como podía ser, que estaba loca, y me dijo, “siéntate en el sofá y mira, te aseguro que te gustará lo que vas a ver”, yo me senté impactado  y pensando que eso era una pesadilla, ella llamó a nuestro perro negro y cuando vino se bajó el pantalón y se sentó en el suelo abriendo sus piernas dejando su coño a merced del perro que metió su cabeza ahí y comenzó a chupar, ella gemía y echaba su cabeza hacia atrás mientras yo miraba alucinando, el perro le estaba chupando el coño a mi esposa, ¿como podía ser eso?, pero a la vez mi polla comenzaba a ponerse dura, me estaba excitando, y mucho lo que estaba viendo.

De repente ella comenzó a chuparle la verga al perro con muchas ganas mientras con una mano se metía los dedos en la concha, eso me puso a mil pues jamás había visto a mi esposa tocarse, mi pantalón estaba a punto de reventar, en ese momento me miró y me dijo, y ahora viene lo bueno, verás como el perro me folla.

Y efectivamente, se puso a cuatro patas y el perro se subió en su espalda e intentó algunas veces meterle la polla en su conejito pero no lo lograba hasta que de repente acertó y se la metió, ella dio un gran grito que yo no sabía si era de dolor o de placer pero enseguida me dí cuenta que era lo segundo, estaba gozando muchísimo con eso, yo viendo que a mi mujer le gustaba esto de la zoofilia y a nuestro perro penetrándola por detrás me dejó impactadisimo, no me lo podía creer, pero a la vez estaba más caliente que no lo había estado en mi vida, ahora muchas veces soy yo quien le pide que me haga un número con el animal antes de follar, eso me pone mi verga durísima y me excita como nunca me había pasado, reconozco que al principio me costó mucho aceptar que mi esposa llevaba tiempo follando con el perro cuando yo no estaba en casa pero ahora es algo que me da un morbo impresionante y al menos sé que mi mujer si tienen que ponerme los cuernos lo hará en casa y con nuestro perrito.