Mi mujer y yo descubrimos el sexo con nuestro perro



Matrimonio descubriendo la zoofiliaSomos un matrimonio de mediana edad tirando más bien para maduritos, desde hace un año, que fue cuando nuestros hijos se independizaron, estamos viviendo una segunda etapa en nuestras vidas sobre todo en lo relacionado al sexo, estamos mucho más abiertos que nunca porque antes jamás se me hubiera ocurrido incluir a un perro en nuestras relaciones sexuales, pero hoy por hoy tengo que decir que así ha sido y además que me alegro mucho de haberlo descubierto porque mi soldadito ya le costaba ponerse firme y con esto de ver a mi esposa como la olfatea el perro y hace el bailecito andando de un lado a otro delante de su culo antes de montarla me ha vuelto a fluir la sangre y no veas como arma la balloneta en un momento.



Y todo fue de lo más casual, como estamos solos pues ya no tenemos que irnos a la habitación cuando tenemos ganas, antes claro está con los niños en casa hacíamos como todos los padres esperar a que salieran o estuvieran dormidos, pero ahora es una bendición porque nos liamos a la hora que queramos y donde queramos y el único testigo es nuestro perro Toby, nunca me hubiera fijado en Toby como parte de nuestros juegos pero cómo todo sucedió por casualidad pues ya es imprescindible, resulta que estábamos haciendo el amor un día pero en ese momento no estaba yo muy inspirado y no se me levantaba, mi esposa la pobre hacía lo que podía intentándome desatascarme la tubería pero sin mucho éxito hasta que vino el perro y vi como iba directo hacia ella la olisqueó y comenzo a moverse nervioso delante de su culito en pompa hasta que se subió encima y la cubrió bien, lo curioso es que esto me estaba excitando mucho y a mi señora también porque no se movió ni un dedo y mi soldado por fin se puso firme y todos tan contentos.