Mi perra con el coño bien abierto



Follando a perra de coño profundoLlevaba mucho tiempo deseándolo y ya conseguí enterrar mi vergota en el coño super grande de mi perra, con lo chiquitita que es posee una concha que no esta proporcionada con su cuerpo pero donde yo gozo empujando mi cipote y explorando su interior hasta que los dos nos quedamos exhaustos, es una sensación única y estos fueron mis comienzos con la zoofilia porque desde ahí ya me atreví con otros animales y además siendo yo el recibidor puesto que soy un chico bisexual y me gustan las dos cosas, que me den y dar yo y les puedo asegurar que los animales nos dan un placer infinito.



Una vez que comprobé que pude con mi perrita ya me atreví con el macho con este obtengo el doble claro está porque cuando le toca a él incrustarme en mi culo esa enorme y gordota verga que me hace arder de felicidad total ya llego al éxtasis total, y así paso a paso fue como llegué al caballo porque después de ver los buenos resultados que me dieron los dos primeros me sentí con la valentía suficiente para intentarlo con el jaco y la verdad es que lo aguanté perfectamente aumque me dejó el culo de al revés tengo que decir que el orgasmo tan intenso mereció la pena, son tres momentazos que desde entonces los voy repitiendo muy a menudo y que todo el que pruebe seguro que repite también.