Mi poni me llena la concha de leche



Soy una chica muy activa sexualmente, estaría todo el día follando y teniendo orgasmos, me da igual meterme el dedo, vibradores, follar con un hombre, con una mujer o incluso con animales, cada vez necesito tener dentro de mi concha una verga más grande y gorda, debo ser ninfónama porque mi obsesión con el sexo es brutal y me parece que cada vez va a más, me paso el día pensando en tocarme, en correrme, en ser penetrada o tener una lengua en mi raja lamiéndome sin cesar hasta correrme y retorcerme de placer.



Es por eso que cuando descubrí a este poni vi las puertas del paraíso, su polla se adapta perfectamente a lo que yo busco, larga, dura, grande y calentita, cuando mi poni me llena la concha de leche con su corrida me siento llena y complacida, me encanta follar con este pequeño caballo y meterse su verga en la boca y regalarle una buena mamada en compensación de los buenos momentos que el me regala a mi, cada vez que soy cogida por mi pony mi cuerpo se estremece y mi mente se pone en blanco, un escalofrío recorre todo mi cuerpo, es tanto el placer que me da cuando llego al orgasmo que incluso me meo muchas veces, si no habéis tenido nunca sexo con un poni os lo recomiendo, vuestro coño luego no querrá otra cosa que una polla bien grande como esta.