Mi prima tiene sexo con animales



mi prima tiene sexo con el perroHe visto la sección de relatos de zoofilia en esta página y me he decidido a hacer este y enviarlo para que lo publiquen pero no diré mi nombre, ni ciudad donde vivo ni datos que me puedan reconocer pues esto es algo que para mi fuerte y además le juré a mi prima que jamás lo contaría y por eso lo haré anónimamente pero aseguro que esto es verdad y totalmente real pero si mi primita se entera me mata con lo que espero que no digan ni siquiera mi mail ni nada que me pueda relacionar o me reconozcan por ello.



Tengo la suerte de tener una prima que es de lo más liberal, nos llevamos muy bien desde pequeñas y siempre ha sido mi confesora y fiel amiga a la que le cuento mis problemas personales, amorosos y sexuales y siempre me ayuda con todo, es un poco más mayor que yo, 3 años concretamente y como yo no tengo hermanos ella ha sido para mi como una hermana y tengo mucha confianza con ella y ella conmigo lo mismo, tanto que llega al punto de enseñarme incluso todos los secretos del sexo e incluso me está enseñando a follar con un perro aunque por ahora yo solo miro y no he probado aún la zoofilia porque todavía no me atrevo, pero mirar y ver como lo hace ella me pone muy caliente y no tardaré en probarlo.



Un día estábamos en mi casa solas en mi habitación y hablábamos de chicos y de lo que cada una había hecho con ellos, me preguntó si yo había hecho sexo anal y le dije que no, que una vez un chico lo había intentado pero me dolía mucho y lo dejamos y no lo he hecho nunca más, ella me decía que si lo hacía y que incluso se metía un consolador por el ano cuando se masturbaba y que era muy rico, pero cuando me dejó completamente helada fue cuando me dijo “tengo que contarte un secreto, hace pocas semanas que también tengo sexo con el perro y es maravillosa la sensación que se siente”, me quedé con los ojos en blanco, no sabía que decir, pensé que era una broma, pero no lo era, me dijo “mañana ven a casa por la tarde y lo verás”.

Al día siguiente acudí a la cita nerviosa y todavía impactada por lo que mi prima me había dicho y aún más sabiendo lo que iba a ver, llamé a la puerta y salió ella con una bata y sin ropa debajo, desnuda, entramos y el perro estaba ahí en la habitación, me senté en la cama y me dijo,”ahora verás, no te asustes ni tengas miedo que no pasa nada, eso si, jamás se lo cuentes a nadie porque esto no es algo que la gente vea bien ni entiendan y me tacharán de loca y obsesa”, le dije por supuesto que no se lo diría a nadie, y ella se quitó la bata y se quedó completamente en pelotas y se fue hacia el perro que estaba tumbado en el suelo, me dijo “mira su polla, verás como crece cuando se la toque, y después se la chuparé”, me temblaban las piernas viendo eso y estaba de verdad un poco asustada y nerviosa.

Ella comenzó a tocarle la polla al chucho y vi como se le iba poniendo dura y salía de dentro del pellejo ese, no era muy grande pero si larga y un poco fina, mi prima lo masturbaba y de repente se la metió en la boca y se la empezó a chupar con muchas ganas un rato y me dijo “ya se ha corrido en mi boca, sabe bien ,¿quieres probar tu”, yo le dije que no, que ni loca, pero mirar me estaba excitando mucho, era una mezcla de miedo, asco y calentura, una cosa rara, pero si es cierto que noté como el coño se me estaba mojando y los pezones se me ponían duros.

Pero aquí no terminó la cosa pues aprovechando que el perro la tenía empinada ella se subió encima y se la metió en su coño y comenzó a follárselo subiendo y bajando, yo veía como su verga entraba en su concha y ella gemía, de vez en cuando giraba la cabeza hacia mi y me miraba y seguía montando al animal, fue algo impresionante que me dejó un poco consternada pero como digo a la vez muy cachonda.

Cuando terminó al cabo de un rato me dijo “¿ves como no hay para tanto, es una cosa nueva, una experiencia que deberías probar, da mucho gusto”, yo le dije que otro día ya veremos, hoy no pues no me veía preparada y además me da verguenza hacerlo delante de mi prima por mucha confianza que tengamos, pero seguro que un día lo probaré porque me quedé con las ganas realmente.

Ella sigue teniendo sexo con el perro y me lo cuenta , yo la he visto dos veces más hacerlo y en otras posturas incluso y se nota que le gusta, para mi que se está viciando a esto de la zoofilia porque lo hace a menudo, y siempre acaba preguntándome lo mismo, ¿te animas?, y yo le digo que no, otro día, pero no sé cuanto tiempo más aguantaré porque ver como mi prima coje con el perro me pone muy cachonda y cuando llego a casa me masturbo fuerte pensando en ello, el día que me decida y lo pruebe os lo contaré, por ahora me conformo con mirar.