Mientras se masturba llega el perro y se la folla



mujer se masturba y el perro la coje¿Hay algo más bonito que llegar a casa y tener a tu pareja esperando para darte cariño y placer, cuidarte, prepararte la comida, hacerte compañía, ver la televisión juntos, hablar, dormir abrazados y todo lo que hace una pareja?, la verdad es que es muy bonito, yo no sabría vivir solo pero hay gente que por cosas de la vida si lo están y estos sienten muchas veces deseo sexual y como no tienen a una pareja que les pueda ayudar deben conformarse con hacerse una paja, masturbarse, hacerse un dedo, eso ya depende de si es un hombre o una mujer evidentemente, cada uno se da placer como más le gusta, algunos usan la mano y se hacen un pajote, o las chicas con sus dedos se frotan el clítoris y se lo meten en el chochito, hay quien usa vibradores, dildos, juguetes sexuales, eso ya cada uno como más le convenga.



Esta chica está en esa situación, vive sola y como una buena hembra que es, joven y en su plenitud sexual cuando llega a casa y nadie la espera muchas veces necesita darse un poco de placer y se masturba, lo hace con frecuencia con toda normalidad, pero esta vez fue diferente porque mientras estaba tumbada en la alfombra y apartó sus bragas para tocarse el coño llegó un invitado sorpresa que le hizo descubrir un nuevo mundo sexual, ese día sin esperarlo descubrió la zoofilia porque mientras se estaba metiendo el dedo en el coño apareció el perro de la casa al que siempre tiene cerrado en el patio cuando ella se toca, ese día la puerta no se cerró bien y cuando se quiso dar cuenta ya lo tenía allí entre sus piernas, oliendo su vagina y metiendo la lengua, ella no pudo hacer nada, no le dio tiempo y fue tan grande el gusto que sintió cuando pasó su lengua por su coño que se dejó llevar, estaba tan caliente que no quería que parase el animal, así que le dejó y le hizo una chupada en la concha que la dejó sin respiración, que gusto le daba eso, jamás lo habría imaginado, ahí ya loca de deseo y ganas de follar fue ella quien se atrevió a coger la polla del perro y masturbarlo un poco para después llevársela a la boca para hacerle una buena mamada, pero claro ahí no quería quedarse ella y pensó que eso no podía acabar así, ya que había empezado quería sentirla dentro, quería que el perro se la metiese en el chichi, así que se puso en la mejor posición que pensó ella que sería ideal y el chucho no tardó en montarla, le metió todo el pollón del tirón dentro del higo y ella chilló asustada pero sintiendo un placer impresionante, así follaron como obsesos y desde esa vez esto se repite casi a diario, ya apenas nunca se masturba, ¿para que teniendo a ese semental en casa?