Mis hermanas se follan a mi caballo



mis hermanas cojiendo con un caballoNunca hubiese imaginado que alguna vez vería a mis hermanas follando con un caballo y es algo que me dejó completamente atónita cuando lo descubrí pues nadie me podrá negar que es algo bastante fuerte y nunca lo podrías esperar de unas chicas que aunque desde siempre han sido muy liberales para el sexo y siempre han follado muchísimo con distintos hombres sin tener pareja fija por más de 2 meses, pero ya pasar de ahí y tener sexo con animales es algo que me hizo alucinar y tardé bastante tiempo es asimilarlo y aceptarlo aunque ahora mismo debo reconocer que no me parece para tanto e incluso me excita verlas.



Yo soy la mayor de 3 hermanas y hace unos años abandoné la ciudad para irme a vivir al campo pues siempre he ha gustado y quería tener una granja, mi propio huerto, animales, gallinas y hacer una vida sana, hace unos meses me compré un hermoso caballo al que yo siempre veía que una gran verga le colgaba, debo reconocer que más de una vez me quedé mirando esa gran polla y me llegué a poner un poco cachonda pensando en ella pero de ahí jamás pasé, una tarde mis hermanas vinieron a visitarme y me dijeron que se quedarían a cenar y a dormir pues la ciudad está un poco lejos, estaba yo enseñándoles el caballo cuando me di cuenta que me faltaban cosas para la cena, les dije que me iba al pueblo a comprar y que ellas se quedasen por allí y yo vendría pronto y allí las dejé y yo cogí el coche y me fui de compras.



Pero la cosa se me complicó y cuando llegué no podía creer lo que estaba viendo, mis dos hermanas estaban desnudas y teniendo sexo con el equino al que le chupaban el miembro, se lo restregaban por los pechos y se lo metían en sus coños, estaban gozando muchísimo y gemían mientras yo escondida miraba incrédula la escena, estaba asustada pero a la vez me estaba mojando también con lo que tuve que masturbarme en silencio metiendo mi mano por dentro del pantalón y las bragas y tocándome un poco mi coñito que estaba empapado viendo lo que veía, esperé a que terminasen para aparecer como haciendo que no sabía nada y acababa de llegar, ellas por supuesto no me lo dijeron ni yo tampoco les pregunté, eso ha quedado así pero yo las vi follando con mi caballito y desde entonces no me lo quito de la cabeza, hasta estoy pensando en probar yo a ver que se siente y cada vez estoy más tentada, creo que no tardaré en hacerlo yo pues cada vez que paso por el establo y lo veo allí tan tranquilo con su pene colgando me acuerdo de lo que pasó y me pongo muy nerviosa y muchas veces me tengo que hacer un dedo.