Orgasmo femenino con mi animal



Un placer infinito es el que siento cuando estoy a solas con mi perro, él sabe como hacerme llegar al orgasmo hasta expulsar chorros de squirting, (también conocida por eyaculación femenina), y luego mi can me lo lame todo, le gusta comérmelo enterito, es su perdición y la mía, nunca pensé que la zoofilia estuviera tan rica pero cuando la probé me sorprendió gratamente, y es por eso que a día de hoy no creo que pudiera prescindir de ella, a veces me lo he planteado pero no creo que pueda pasar mas de dos días sin practicarla.



Todo comienza cuando el chucho me ronda al llegar a casa, hace un tipo de ritual que es muy típico en él, cuando se pone con esa especie de baile del amor ya sé lo que quiere y por muy cansada que esté siempre mojo las bragas tan solo con imaginar lo que me espera, un coito sabroso con mi ardiente mascota, no se le puede exigir mas a un amante, por eso si os buscáis un amante canino mejor que mejor, no os arrepentiréis.