Parada equina pervertida



Mujeres y hombres se pervierten con caballosLos jinetes hicieron un alto en el camino muy depravado con sus caballos, mira por donde el sitio que escogieron para descansar estaba ya ocupado por dos mujeres, una bien rolliza y otra más escuálida que tenían ganas de marcha y cuando vieron a estos fornidos hombretones vieron el cielo abierto y ellos tampoco es que le hicieran ascos a las mujeronas aunque una estaba mas apetecible que la otra nunca venia mal un chochete donde mojar el pirulo, pero son mucha mujer para tan poco rabo, aunque les sirvieron de aperitivo ellas tenían preparado algo mejor para el plato fuerte.



Y es que le echaron el ojo a los caballos que acompañaban a los montadores, resulta que los animales venían con sus miembros, que por cierto estaban muy bien dotados, todos sacados para fuera, a las chicas se le hacían los ojos chirivita cuando lo cotemplaban, y una de ellas que era mas espabilada que la otra no se lo pensó dos veces y allá que se fue a comer del rico manantial equino, la otra tuvo que conformarse con el flautón de uno de los tipos por no se lo suficientemente rápida pero su amiga se dio un buen lote de órgano sexual animal y aquello se convirtio en una parada donde las venidas tanto de hombres como de animales brotaban a tuti pleni.