Perro negro se come hasta los piercings del coño



Tetona chupada por perro negroEl perraco negro devora hasta los piercings del chocho de la tetona, está con su marido tranquilamente desayunando cuando el perro se acerca y le comienza a lamer el coño por debajo de la mesa, la rubia se calienta por momentos y su esposo que está allí nota que algo está pasando, cuando le pregunta no puede ni hablar la excitación es demasiada y no se controla, al principio hacia intentos de echar al perro pero su voluntad flaqueaba ante el gustirrinín que sentía y solo daba manotazos leves con los que el amante fortuito ni se inmutaba y seguí a lo suyo.



Cuando el esposo se dio cuenta de lo que pasaba le dijo a ella que no se escondiera que si le estaba gustando que lo dejara actuar libremente sin tapujos y lo disfrutaría mucho más, ella así lo hizo saco sus piernas de debajo de la mesa y abriéndolas de par en par le ofreció su vulva llena de piercings al perrote azabache que se la comía con bisutería y todo, pronto la mujer comenzó a segregar jugos con tal calentón que se desprendió de la parte de arriba dejando sus hermosas bubis al descubierto sin dejarse de frotar, el hombre viendo esto sintió mucha envidia y se sacó los pantalones para que el can le diera de lo bueno a él también, el perro terminó chupando polla y chocho por doquier.