Quiero ver a un perro cojiendo a mi mujer



quiero que el perro penetre a mi mujerNo sé porqué pero a mi esto de la zoofilia siempre me ha llamado la atención y soy adicto a ver vídeos de sexo con animales con frecuencia y a pesar de estar felizmente casado con una mujer muy guapa y que en la cama es una salvaje y me da todo lo que cualquier hombre puede desear en este aspecto no podía evitar ver estos vídeos cuando estaba solo y esto me excitaba mucho y me masturbaba sin parar, mi mente se volvía loca y muy perversa comprobando como un perro se la metía a una mujer y esta disfrutaba tanto con ello, a mi cabeza venían pensamientos muy guarros y me imaginaba a mi esposa así arrodillada y montada y follada por un perro por detrás, pero no era más que eso, fantasías y pensamientos guarros.



Pero una vez en una noche de copas y sinceridad se me ocurrió comentarle que veía estos vídeos pornos de zoofilia y me gustaban mucho, demás hasta me atreví a decirle que muchas veces me imaginaba a ella de rodillas y penetrada por un perro mientras yo miraba y que esto se estaba volviendo una especie de obsesión, pero cuando ella me dijo que también le gustaría un día probarlo y que si yo quería y no me importaba lo podíamos hacer me quedé flipando, por supuesto accedí pues era mi ilusión así que esa misma semana me fui a por un perro, compré un macho bien dotado y me fije antes de nada que tuviese una buena polla, cuando llegué con el mi esposa me comentó que debíamos esperar un tiempo a que el animal nos conozca y tenga confianza pero que mientras podíamos ir tocando su verga de vez en cuando y dejando que le huela a ella el coño y demás hasta que esté preparado, y así lo hicimos un tiempo hasta que pensamos que estaba a punto porque ya antes el perro cuando le ponía mi mujer el coño para que huela este se lo chupaba y ella me decía que era maravilloso y que no podía esperar mucho más.



Así que el día llegó, mi esposa en pelotas se apoyó contra el sofá de rodillas y me dijo que yo ayude al animal a ver si hay suerte y quiere follarla, y efectivamente no tardó, yo le hice olfatear un poco su concha primero y enseguida fue el mismo quien se montó en su espalda con la intención de penetrarla, yo lo guié un poco y rápidamente vi a mi mujer dar un grito y me dijo “ya me la ha metido dentro”, me agaché por debajo y pude ver como se la había clavado toda dentro del coño y con movimientos rápidos la follaba mientras ella chillaba, de su coño caía líquido que supongo que era la corrida del perro, así estuvieron un par de minutos hasta que el sacó la verga y entonces si cayó una buena corrida y creo que hasta mi esposa se meo de gusto, fue una pasada y yo a partir de ahí le digo que se deje follar el coño por el perro mientras yo me hago una paja. es una pasada de morboso esto.