Tetona rubia es cojida por el perro en la trastienda



Tetuda y perro follandoLo que este animal consiguió es lo que el dueño del establecimiento había estado soñando durante meses desde que conoció a esta clienta, el perro se folló a la rica tetona rubia en la trastienda, una mujer que hacía que los hombres volvieran la cabeza para mirarla cuando paseaba por la calle y resulta que quien consigue llevársela al huerto es el perro del tendero, cuando el dueño los sorprendió le tomó una envidia cochina a su mascota, porque eso era lo que a él le hubiera encantado hacer, tirarse a semejante mujerona.



Todo sucesió muy deprisa, el dueño había salido un momento a entregar un pedido de la tienda a una de sus clientes ancianas que estaba enferma, mientras tanto había dejado a su fiel guardián Keiko al cuidado del negocio, sabía que con lo grandote que era imponía y nadie se atreveria a robar, además por allí no solían haber forasteros, todos se conocían, en fin que estando el perro solo entro la tetona con un escotazo que casi deja escapar sus globos, el animal nada más la vio se le puso el rabo empinado y le tiraba del vestido para llevarla para la otra dependencia, ella intentó apartarlo pero era muy fuerte, una vez allí le metió el hocico debajo de la falda, todo muy rápido, y le comenzó a chupar con maestría, tanta que la joven ya se rindió y no lo apartó más, cuando llego el dueño del local se los encontró a los dos pegados culo con culo y las enormes tetazas de la rubia colgando como dos campanas al vuelo.