Y mi sueño de follar con un perro se hizo realidad



mi sueño es follar con un perroUna vez tuve un sueño que me marcó, nunca pude sacármelo de la cabeza pues fue una mezcla de terror y excitación porque me desperté asustada pero a la vez con mi coñito empapado en la soledad de mi cama y me tuve que masturbar de lo calentorra que me puso, ese sueño no se volvió a repetir nunca más aunque yo deseaba volver a soñar lo mismo pues me gustó bastante la experiencia aunque fuese en mi subconciente, eso de que un perro me follase me hizo hacerme muchas preguntas y tener ganas de probarlo aunque solo fuese una vez en mi vida.



En este sueño iba yo por el campo, vestía una blusa blanca y una falda tejana, de repente oigo unos ladridos, me giro y era un perro muy grande que veía hacia mi con la clara intención de morderme, yo comencé a correr y me giraba, el animal estaba cada vez más cerca y más miedo tenía, me iba a coger, de pronto tropecé y me caí y el perro se abalanzó sobre mi pero en lugar de atacarme comenzó a meter su cabeza entre mis piernas y a oler mis bragas con su hocico, yo quería escapar pero a la vez me gustaba y no puse resistencia, como me estaba poniendo más cachonda y veía que no me mordía me aparte las braguitas a un lado y el comenzó a chupar mi concha peluda y yo me dejaba hacer presa del placer que me provocaba esa lengua, como me estaba ya poniendo cada vez más mojadita me quité la falda y las bragas y me puse de rodillas invitando al perro a subirse detrás mía y meterme toda su verga en mi concha peludita, me dio mucho placer, recuerdo que ahí me desperté entre miedo y un semi orgasmo y como digo tuve que tocarme porque estaba a mil por hora.



Ese sueño yo siempre lo había tenido en la cabeza y por ello comencé a ver vídeos de zoofilia por internet para enterarme más que era esto del sexo con animales, cada vez que los veía me tenía que masturbar porque me ponía cachondísima y me juré que lo tenía que probar, y por fin se hizo realidad, hace poco follé con un perro, con un pastor alemán de una amiga que también le gusta esto, allí me desvirgué en la práctica del sexo con un perro y puedo decir que me gustó mucho esa experiencia, ahora ya lo he probado y seguramente lo repetiré.